Opinión sobre baja en cifras de déficit habitacional

El ministerio de la Vivienda dio a conoer las cifras referentes a Vivienda recogidos en la Encuesta CASEN 2015, las que revelaron una caída de 15% en el déficit habitacional: entre los años 2013 a 2015, este indicador se redujo de 459.347 a 391.546 unidades. Al respecto, el director ejecutivo de Fundación Vivienda, Felipe Arteaga, realizó la siguiente reflexión:

Nuevas cifras de déficit habitacional: Una buena noticia, pero no para todos

La disminución del déficit habitacional cuantitativo en un 15% es una muy buena noticia, sin embargo, al revisar los datos de la Encuesta CASEN 2015 por quintil, vemos que este déficit aumenta en el primer quintil, es decir, las familias más vulnerables, con menores ingresos y oportunidades, se están quedando atrás. Esto se debe, entre otros factores, a las múltiples dificultades que deben superar estas familias para poder optar a una vivienda: burocracia estatal y  barreras de acceso, sin contar que el tiempo de espera para postular a un subsidio es de 4,5 años promedio. Creemos que el foco de la política pública debe estar en quienes tienen menos posibilidades de salir de la carencia habitacional, las personas con mayor urgencia y que son invisibles.

El desarrollo tiene que incluir a todos, y lo que nos muestra la encuesta CASEN 2015 respecto a la vivienda es que se está dejando de lado a los más vulnerables: las familias más pobres de nuestro país no están incluidas en esta buena noticia (también aumentó el número de viviendas irrecuperables, parte de las cuales se encuentran los campamentos). La disminución del déficit habitacional nos dice que se ha generado una importante construcción de nuevas viviendas, pero junto con esto debe ponerse un mayor énfasis en la localización de estas viviendas, de manera de no expulsar a las familias a los bordes de las ciudades, lejos de sus redes y servicios básicos.

 

LINK: Encuesta CASEN 2015: Resultados Vivienda y Entorno (Ministerio de Desarrollo Social).